jueves, 24 de marzo de 2011


Pensar: Lamentablemente, no hay peor cosa a la que se me haya condenado. No se si con el tiempo me fui volviendo cada vez más paranoico, pero lo cierto es que cada vez más me encierro en esta condición de estudiar a las personas un largo tiempo antes de aceptarlas. Y no las acepto obviamente. Mi condición mental cada vez se está limitando más, y eso es lo que me preocupa. La gente es fea, horrenda y me da asco, y es que soy un hombre muy sensible para mis cortos 23 años. No se si la condición de morir a los 27 como Cobain marca se esté acercando, y con eso, me empiezo a volver loco. (Si Cobain estaría conmigo no tendría estos problemas, no no.)
Basta: me estoy volviendo loco. Y no quiero que la gente venga a infectarme con sus horribles germenes. No quiero tampoco. Tengo toda la razón del mundo si elijo estudiar a la gente antes de darle una aprobación de persona, y no voy a dejar de hacerlo. Odio a la gente, y la gente me odia a mi. Por lo tanto estamos de alguna manera u otra a mano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario